martes, 25 de julio de 2017

DRY & BITTER EN EDICION LIMITADA

Dry & Bitter es una joven cervecera danesa, abrieron sus puertas en el 2015. Según ellos mismos afirman, con la intención de producir IPAs “super frescas”.

No es la primera vez que Dry & Bitter visitan este blog. Recuerdo su “Emotional intelectual” colaboración con Stillwater que me llamó gratamente la atención.

Paralelamente han trabajado en una compleja y ambiciosa línea de cervezas sour envejecidas en barril y posteriormente maduradas con diferentes frutos del bosque (frambuesas, arándanos y cerezas).

Fuente: dryandbitter.com
La verdad, que muy mal no les ha ido, sus cervezas tienen excelentes valoraciones en las webs de rating y a nivel europeo se han ido abriendo paso, con un buen número de colaboraciones con otros pequeños elaboradores craft.

Sus cervezas son elaboradas en Ølkollektivet cuyo lema viene a decir “Donde los cerveceros vienen a elaborar buena cerveza”, negocio donde también se producen otras marcas de cervezas artesanales danesas (Bad seed, Gamma, etc).

He tenido la oportunidad de probar 2 de las 3 cervezas que conforman su edición limitada de cervezas envejecidas, y aquí están mis impresiones:


PALE BLUE DOT

Según la descripción comercial, se trata de una “Belgian Golden Ale” de 7% de contenido alcohólico. Envejecida durante 9 meses en barricas de roble francés y posteriormente mezclada con arándanos y envejecida nuevamente durante tres meses más.

La presentación es en botella de 37,5 cl. y una etiqueta más o menos “elegante” con líneas doradas. Está bien cuidar detalles si quieres hacer una edición limitada y Dry & Bitter lo han hecho.

Descripción: Espuma blanca de duración más bien corta. Color rojo oscuro y algo turbia. En el aroma, notas ácidas y maltosas, arándanos y roble. El sabor sigue los mismos derroteros, mismos matices, a los que se les unen notas a vino que no había detectado en el aroma. Buen equilibrio, de cuerpo medio y un delicioso final seco y ácido.

Quizás esperaba algo más de carácter, la he bebido, me ha gustado y no ha pasado nada, es como si le faltara algo.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7/10


CRIMSON QUEEN

La elaboración parte de una cerveza “Flemish brown ale” joven, que se envejece durante 13 meses en barricas de roble francés que ha contenido previamente Pinot Noir. Posteriormente se mezcla con cerezas danesas y se envejece durante otros 3 meses.

El resultado es una cerveza “Sour” de nada menos que 10,2% de contenido alcohólico, lo que ha hecho que los propios Dry & Bitter la califiquen como “Imperial Cherry Sour”… ahí queda eso!!!

La edición en la misma línea que su Pale blue dot, muy cuidada, en formato de 37,5 cl. y elegante etiqueta. Esta cerveza pasa por ser “la joya de la corona”, buenísimas valoraciones por doquier y la verdad es que promete.

Descripción: Medio dedo de espuma ligeramente rosada, de permanencia media. Color rojo oscuro profundo. Aroma predominantemente afrutado, con muchos matices alrededor: maltosos, ácidos, roble, … El sabor en un equilibrio magistral entre notas dulces afrutadas y ácidas, pero predomina un extraño sabor a cereza. Excelente bebebilidad, sus 10% de contenido alcohólico están perfectamente escondidos. Cuerpo medio, carbonatación baja y un final largo donde el equilibrio entre notas dulces, ácidas y cierto amargor es la nota destacable.

Lo cierto, es que me ha dejado la misma sensación que su “Pale blue dot”, es una cerveza muy pulida, redonda y me ha gustado… pero no me ha llenado, le ha faltado algo, que es difícil de explicar, no ha habido magia. Aún así excelente.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 8/10


CONCLUSIONES

La verdad es que se pueden poner pocos defectos a estas dos elaboraciones. Cervezas de calidad y bien ejecutadas. Los frutos del bosque se encuentran bien integrados y los meses de barrica han conseguido dos cervezas muy redondas.

Por el contrario, está todo tan “en su sitio” que parece muy “aséptico”, son dos cervezas que no emocionan. Es como ese guitarrista de técnica perfecta al que escuchas tocar con atención, sin errores, perfecto, pero al que le falta esos matices que te hacen levantar del asiento.

En cualquier caso, dos cervezas que merecen la pena probar, a pesar de que su precio se encuentra sensiblemente por encima de otras similares, no en vano es una edición limitada, elaborada con esmero y eso hay que valorarlo.