miércoles, 20 de septiembre de 2017

VISITA A BERREA CERVEZA ARTESANAL

Conocí a Olivier Lecerf hace unos meses en una cata de cervezas belgas. Por aquel entonces, ya tenía referencias de él, había aparecido un reportaje en un medio de comunicación local que había leído con mucha atención. Cervecero artesano francés, afincado en Villaviciosa (Asturias). Nacido en Lille, en la zona norte de Francia que limita con Bélgica, cuna de las Bières de Garde.

Berrea Cerveza Artesanal todavía era un proyecto, pero sin dudarlo le dije: “cuando empieces a producir me gustaría visitar tus instalaciones y probar tu cerveza”. No era simplemente un cumplido, un proyecto que hablaba de elaborar Bières de Garde en Asturias, me parecía fascinante dada su singularidad.

Como todo proyecto que parte de cero llevó su tiempo y finalmente hace unas semanas recibí un mensaje de Olivier, invitándome a sus instalaciones. Berrea Cerveza Artesanal se encuentra situada en una nave a la salida de Villaviciosa, en la Parra 54 (Amandi), tierra de sidra y ahora también de cerveza.

Instalaciones de Berrea Cerveza Artesanal

Se podría decir que es un buen lugar, fácil de encontrar, a medio camino de una fábrica de quesos y con varios negocios cercanos. Como comenta Olivier no es raro que ya hubiera tenido que atender a varias visitas sin ni siquiera abrir sus instalaciones al público.

Al entrar nos encontramos una zona que evidentemente estará reservada a recepción de visitas y donde los visitantes podrán beber una cerveza tranquilamente. Una pequeña barra, algunas botellas de cerveza de adorno y un equipo homebrewer, evidentemente con el que elaboraba cerveza en casa. Al lado, una sala refrigerada donde almacena cervezas a la temperatura ideal para su consumo… sin mucha dilación me invita a probar el último lote de la primera cerveza que ha puesto en el mercado, Berrea Blonde.

Berrea BlondeSe trata de una Ale de 7,2% de contenido alcohólico. De color dorado, nebulosa y una espuma blanca de buena permanencia que va dejando algún encaje. Sin acercar la copa a la nariz se puede disfrutar de un espectacular aroma afrutado, donde también se aprecia algo de levadura y de lúpulo. El sabor recuerda mucho a una Belgian Strong Ale, afrutada, sabrosa y con un trasfondo de lúpulo muy interesante. El alcohol es evidente pero bien integrado y tiene una sensación aterciopelada en boca. 

Me sorprende no solo porque inicialmente me esperaba un perfil “más francés” sino por la gran calidad de la elaboración. En esta cerveza se dejan entrever los orígenes de Olivier, cierta base de bière de garde pero con un claro carácter belga, confirma que su objetivo es elaborar ese perfil de cervezas con el que creció así que la influencia de las bière de garde y las cervezas belgas están bien presentes.

Pasamos a la sala contigua, donde elabora sus cervezas, Al fondo la cuba de maceración y caldera de cocción, en el centro dos fermentadores de tamaño más bien pequeño y más cerca una pequeña sección donde se realiza el embotellado. Mientras que de modo muy didáctico cuenta como tiene organizado el proceso.

Nos confirma algo que ya habíamos detectado, se encuentra muy centrado en su producto, en ir mejorándolo y puliéndolo, yo diría más bien acercándolo a la idea que él tiene de lo que debe ser su cerveza. 

Aprovechamos para hacerle la pregunta que quizás muchos se pregunten ¿por qué Berrea? ¿de dónde viene el nombre? Parece obvia la vinculación con su apellido Lecerf, “El ciervo” en español, pero él va más allá y nos habla del acto de “la Berrea” como algo de aquí de Asturias, algo natural, salvaje, con fuerza y carácter, virtudes que él quiere transmitir a sus cervezas.

Instalaciones de Berrea Cerveza Artesanal

Entramos en una sala donde tiene las materias primas de su cerveza, “¿sabías que hace tiempo esta fue una zona donde se cultivó lúpulo?” – apunto, como queriendo descubrir algo que Olivier desconociera. “Por supuesto, lo sabía de hecho todavía existen zonas donde crece el lúpulo de manera salvaje… quizás lo utilice en una futura elaboración”. Suena interesante.


Y ya que hemos empezado a preguntar, nos interesamos por sus proyectos y los siguientes pasos que dará Berrea Cerveza Artesanal, Olivier nos dice que ahora mismo solo se encuentra centrado en seguir afinando su blonde y en la promoción a nivel local, de hecho, Berrea Blonde ya puede encontrarse en un buen número de tiendas y restaurantes de Villaviciosa donde intenta posicionar su cerveza como un producto de calidad, de degustación. Aunque sus cervezas ya pueden encontrarse en algunas tiendas especializadas asturianas.

En realidad, ajeno al ejetreo de elaboraciones de otros fabricantes artesanos, se mueve lento pero seguro y nos confirma que sus próximas elaboraciones serán una Ambrée tipo Dubbel y una cerveza de trigo (Witbier) siguiendo con sus raíces e influencias a la hora de elaborar cerveza.

Nos enseña el resto de instalaciones de la nave que quedaban por ver, de comienzo a fin cabe destacar el mimo, el orden, el nivel de limpieza y el cuidado por los detalles... todo denota la inversión y esfuerzo que Olivier ha puesto en este proyecto. La visita llega a su fin,  pero antes me tiene reservada una sorpresa y es el privilegio de poder probar el primer lote de su Berrea Blonde, de la cual únicamente le quedan 7 botellas.

Berrea BlondeSolo su aroma me evoca mis viajes al norte de Francia, una cerveza con un perfil muy similar al de alguna cerveza clásica de esa zona. Tiene notas dulces y afrutadas, a uva blanca y un final seco, como si de un vino blanco se tratase. 

Parece mentira que las cervezas que he probado anteriormente sean evolución de esta, con un perfil totalmente diferente. “Si eres capaz de hacer esto y le das un toque más personal, tendrás una Bière de Garde excepcional” le advierto mientras animo a que no deje perder esta cerveza en el olvido y que siga trabajando en ella por ese camino.

La visita termina, he pasado un excelente momento hablando de cerveza, Olivier Lecerf es un cervecero con las ideas claras, una persona que habla con pasión y con una forma de expresarla muy didáctica, las visitas a Berrea van a ser muy interesantes y amenas.

Me llevo la impresión de haber disfrutado de una propuesta diferente. No estamos ante el típico elaborador artesano/craft con muchas elaboraciones en su portfolio y que elabora los estilos de moda.

Estamos ante un elaborador con mucha tradición detrás, con ese poso que solo da el hecho de haber “mamado” desde muy pequeño esa cultura cervecera de su región de origen, en el norte de Francia que limita con Flandes del que una vez formó parte y cuna de las Bière de Garde.

Solo me queda agradecer a Olivier Lecerf su atención y dedicación, la visita no solo fue agradable sino también muy didáctica y gratificante. Desearle mucha suerte en este proyecto de Berrea Cerveza Artesanal.